Reliquias católicas que forman parte de la cultura y devoción española

El tema de las reliquias, no es nada novedoso, ni se origina en los tiempos de Jesucristo, sino que es mucho más antiguo, desde el momento en el que los seres humanos comienzan a profesar y adorar seres inanimados, animales y elementos de la naturaleza.

Sin embargo, es con la fuerte devoción a la religión cristiana, que las reliquias comienzan a popularizarse y lamentablemente falsificarse, esto pues, debido a que la Iglesia sólo permitía erigir templos, en sitios donde fuesen hallados relicarios significativos para la religión. Por ello, ciertamente es necesario reconocer que no todas las reliquias son verdaderas, pero si sirven para congregar la fe real de cientos de personas en torno a ellas.

Para la Iglesia Católica, las reliquias pueden ser de tipo “residuo” si se trata de una parte que formaba algo más completo o grande, “ex-carne”, “ex-ossibus” y “ex-pilis”  si se trata de partes o miembros del cuerpo de un santo; “ex-vestibus” si se trata de una prenda; “a-contactu”, “ex-capsa”  y “extrema ratio” si el objeto en cuestión fue tocado por un santo o de alguna manera estuvo en contacto con su cuerpo.

En España, en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, se albergan ¡7420 reliquias!, 300 de las cuales poseen certificados que le sustentan como auténticas. Convirtiéndose así en la mayor locación con reliquias a nivel mundial. Dicho esto, las reliquias más famosas conservadas en España, son:

Mantel de la Última Cena

La creencia popular sostiene que dicho mantel fue utilizado por Jesús y sus doce apóstoles en la última cena. En el año 1960, se le hicieron numerosas pruebas por parte del Museo de Ciencias Naturales de Madrid, que precisaron que era de procedencia arábiga. Se le puede encontrar en la catedral de Santa María de la Asunción, que se localiza en la ciudad de Coria, Extremadura.

Dedo y hueso de la cabeza de San Lorenzo

En la ciudad de Huesca, en la Comunidad de Aragón, específicamente en la Basílica de San Lorenzo, es posible encontrar esta reliquia católica. La reliquia del dedo, fue obsequio del rey don Jaime II durante el mes de agosto del año 1307, mientras que el hueso de la cabeza, se encontraban inicialmente en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, sitio de donde fue retirada para posteriormente ubicarse en la ya mencionada Basílica de San Lorenzo en Huesca. Que además, cuenta con otras reliquias asociadas a este Santo.

Los restos de San Valentín

El Santo Patrono de los enamorados, quien fuera degollado el 14 de febrero de 270 D.C, en Roma, por desobedecer la orden expresa del emperador Claudio II, de no llevar a cabo matrimonios, se cree que actualmente reposa en la Iglesia de San Antón, en Madrid. ¿Cómo llegó hasta allí? Pues, se cree que sus restos, fueron hallados en catacumbas romanas por el siglo XVIII, siendo entonces enviados por el Papa al rey Carlos IV. Posteriormente, serian dados en cesión por los Borbones a los escolapios, quienes le ubicarían en la cripta de las Escuelas Pías de San Antón.

Cáliz de la Última Cena

Puede ser observada en la Catedral de Valencia. Se debe aclarar, que solo la parte del vaso, es la que se cree fue utilizada por el hijo de Dios durante la última cena, los demás aditamentos y adornos, fueron agregados durante la edad media.

Cruz de Cristo

Se encuentra en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana (Cantabria) y se trata de una Cruz, elabora en la que se cree es madera original de la cruz en la cual fue crucificado Jesús.

El Santo Sudario de Oviedo

El sudario, que se cree cubrió el rostro de Jesús, se encuentra en la Catedral de Oviedo y sólo se exhibe tres veces al año, el viernes santo, el día de la Santa Cruz y el 21 de septiembre, fiesta del patrono de Oviedo, San Mateo Apóstol.